Arrancó con Bill Gates, ahora es el nro. 2 de Microsoft y ya tiene planes para la Argentina

Jean-Philippe Courtois, número dos de Microsoft, está en la firma desde 1985. Habló sobre su ex jefe, la reinvención durante la pandemia y el futuro de la nube.

Cuando Bill Gates lanzó Windows -el 20 de noviembre de 1985-, él ya estaba allí. Jean-Philippe Courtois entró a Microsoft en 1984 como representante de ventas en Francia y en 1994 quedó a cargo de la operación gala. Más adelante fue CEO de Microsoft EMEA (Europa, Medio Oriente y África). Entre 2005 y 2016 fue presidente de Microsoft International y ahora es el vicepresidente ejecutivo y presidente de ventas, marketing y operaciones globales. Ocupa, además, un sillón en el consejo de AstraZeneca (aunque prefiere no hablar de vacunas), y es el fundador de Life for Good, una ONG que tiene como objetivo ayudar a los jóvenes líderes a desarrollar proyectos sociales o medioambientales que tengan impacto real en sus comunidades.

Courtois reconoce que Gates, más allá de que las riendas de la empresa están en manos de Satya Nadella desde 2014, es «un hombre muy especial» dentro de Microsoft. «Hay solo un Bill Gates. Más que nunca, su fundación tuvo un impacto durante la pandemia. Está trabajando en todo el mundo para re-pensar los días después de que llegue la vacuna del coronavirus. Solo Bill Gates podría trabajar con esta pasión y hacer una diferencia en un contexto así. Está haciendo un gran trabajo», dice.

En noviembre, y a propósito del Reimagine Latam, que reunió a expertos internacionales, ejecutivos y líderes empresariales para discutir cómo pueden aumentar la resiliencia de sus organizaciones, Courtois estuvo del otro lado del Teams para hablar en exclusiva con INFOTECHNOLOGY sobre el impacto de la pandemia, el trabajo de la compañía con sede en Redmond en toda América latina así como los esfuerzos que estuvieron realizando este último tiempo junto a gobiernos.

Durante el Reimagine uno de los focos fue la reinvención de Microsoft durante la pandemia. ¿Cómo la llevaron a cabo?

En estos tiempos, estuvimos profundamente comprometidos en posibilitar que nuestros clientes de todo el mundo sean resilientes; puedan recuperarse, ya que muchos debieron recuperarse por la crisis; y a reimaginarse a sí mismos. Mientras lo hicimos, encontramos tecnologías que tuvieron un gran impacto: la primera fue el trabajo remoto que habilitó trabajar desde diferentes lugares que permitió a las personas continuar con sus labores tanto como pudieron; la segunda es el «todo digital», desde las ventas, hasta reuniones y cafés digitales, todo pudo ser digital; el tercer punto fue hacer parte de la digitalización a, por ejemplo, doctores que cuidan de  pacientes o trabajadores de fábricas de comida. Se aceleró la transformación digital gracias a la tecnología en bancos, en la industria manufacturera. Todas las industrias se están volcando en la tecnología y a lo grande para convertirse en inmunes frente a la crisis. Esto es algo que pudimos ver en todo el mundo durante esta crisis.

¿Podrías señalar algunas tendencias globales?

Noto que la economía, habilidades profesionales, ventas, clima y tecnología son las cinco variables que están uniéndose. Veo estas cinco cuestiones porque cuando observamos las predicciones mundiales, la economía mundial podría contraerse el cinco por ciento y esa cifra en la Argentina llegaría hasta el 12 por ciento. Pero, por otro lado, ya estamos viendo los trabajos del futuro, que hacen 19 millones de personas, pero hacen falta más personas que los hagan. En cuanto al clima, la realidad es que los últimos años fueron los peores en cuanto a la contaminación. En este contexto, la tecnología podría ayudar a por lo menos lograr más y ser más lógicos y conscientes de estos crímenes. Como compañía estamos trabajando con muchas instituciones diferentes para bajar estas estimaciones. En la Argentina, por ejemplo, trabajamos con el Banco Galicia y Banco Hipotecario. En el caso del Banco Hipotecario, utilizarán plataformas analíticas y servicios de análisis para entender a sus consumidores y para mejorar y predecir qué servicios realmente necesitan frente a una crisis. Y el Banco Galicia utiliza Microsoft 365, nuestra plataforma de colaboración y Teams para permitir a sus empleados trabajar de manera remota y colaborativa.

¿Y con los gobiernos locales qué iniciativas tiene Microsoft?

El mejor ejemplo es nuestra alianza con el ministerio Público de la provincia de Buenos Aires y la Justicia en la Ciudad de Buenos Aires. Además, es importante destacar nuestra contribución a que la gente se capacite. Anunciamos meses atrás una iniciativa global para capacitar 25 millones de personas a través de LinkedIn. Capacitaremos a través de LinkedIn y plataformas educativas que tienen alcance en la Argentina, donde se anotaron 70.000 personas. Y estamos trabajando con el ministerio de Desarrollo Productivo para que las personas puedan volverse a capacitar en nuevas habilidades. Todos sabemos que vamos a necesitar estas herramientas aún más.

¿La pandemia afectó el negocio de la compañía y la planificación de este 2020? 

En primer lugar, no tenemos una bola mágica, no sabíamos que venía una pandemia en abril. Pero lo que es bien claro para nosotros es que en tres meses las compañías hicieron más para transformarse que en tres años. Microsoft es una compañía que desea expandir sus inversiones para continuar «haciendo», este año se expandió a regiones como América latina (países como Brasil, México); también en Europa y Asia (países como Nueva Zelanda), entre otros.

Lo que mueve al mundo IT hoy en día es la computación en la nube. ¿Cómo cambió durante 2020?

A nivel macroeconómico, es grande y va a crecer rápidamente. La tecnología de la información representa el cinco por ciento del PBI global. En los próximos diez años, representará el 10 por ciento. Si echas un vistazo a la expansión de la tecnología de la información, en promedio solo el 25 por ciento de las empresas están migrando a la nube. Esta cifra quiere decir que se aproxima un crecimiento exponencial y que al mismo tiempo va a transformar las organizaciones. En México, en el Grupo Bimbo están obsesionados en convertirse en una compañía 100 por ciento digital. Y en la Argentina, cada vez más personas compran online en vez de retail; el consumo cambió en todo el mundo y esto es lo que vamos a ver en 2021.

MICROSOFT DESEMBARCA EN CHILE

Los primeros días de diciembre, Microsoft anunció en Chile un plan estratégico llamado «Transforma Chile». El objetivo de la compañía es «reactivar la economía digital» abriendo data centers en todo el país.

Esta es la inversión más importante de Microsoft en Chile en los últimos 28 años, según la misma empresa. Un informe de la consultora IDC marca que Microsoft generará US$ 11.300 millones de nuevos ingresos y sus socios invertirán US$ 1.900 millones en crear nuevos empleos en Chile. El mismo informe espera que se creen alrededor de 51.000 empleos directos e indirectos allí.

¿Por qué Chile y no la Argentina? La compañía «tiene diferentes criterios al elegir lugares para instalar centros de datos como la proximidad a los centros urbanos, fuentes de energía amplias, confiables y estables, conexiones de red de alta capacidad, mano de obra calificada y energía accesible para determinar la viabilidad a largo plazo de cada lugar», indicaron desde Microsoft Argentina.

Oracle y Google también anunciaron inversiones en el país trasandino antes de que terminara 2020. En la Argentina, los planes corren por otros carriles. En noviembre, el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción junto a la multinacional de tecnología, firmaron un convenio de colaboración por dos años para capacitarán a un millón de argentinos.

En el marco de la 13° edición del Encuentro de Líderes de EL CRONISTA COMERCIAL, el gerente de Microsoft Argentina, Fernando López Iervasi, remarcó que «es central para la compañía tener un rol en la recuperación económica del país».