Los humildes comienzos del empresario de una de las compañías más valiosas del mundo: ¿Por qué renunció?

Jeff Bezos, el segundo hombre más rico del mundo, recuerda quiénes fueron sus primeros inversores.

Esta semana, se dio a conocer que Jeff Bezos dejará de ser el CEO de Amazon para abrirle paso a Andy Jassy, su mano derecha desde 1997 y CEO de Amazon Web Services (el servicio de computación en la nube de la compañía). Para despedirse, escribió una carta a sus empleados diciendo que pondrá todas sus energías en su fundación, en su proyecto de internet satelital Blue Origin y The Washington.

«Mi recorrido comenzó 27 años atrás, cuando Amazon solo era una idea y no tenía nombre. En ese momento, la pregunta más frecuente era ‘¿qué es internet?’. Gracias a Dios, no he tenido que explicarlo por mucho tiempo. Mi rol tiene un sentido y es divertido. Mis compañeros de trabajo son las personas más inteligentes, talentosas e ingeniosas que he trabajado», declaró en la misiva Bezos.

En 1994, Jeff Bezos era vicepresidente de una firma de inversiones en Nueva York, Estados Unidos. Estaba casado y tenía el futuro asegurado. Sin embargo, lo dejó todo y se mudó a Seattle para fundar su propia compañía en su garaje. Bezos estaba convencido que el comercio electrónico sería una tendencia y así fue: logró cambiar los hábitos de consumo de libros de Estados Unidos y cambió el curso de las empresas de tecnología para siempre.

Los primeros inversores de Amazon fueron sus padres. Mike Bezos, el papá de Bezos, es cubano y llegó a los Estados Unidos en 1962, cuando tenía tan solo 16 años, con un saco cocido con trapos de piso.

El magnate decidió cambiarse el apellido a Bezos durante el proceso de adopción, el cual requirió de la presencia de su padre biológico que, luego de firmar los papeles ese día, no volvió a aparecer.

«Tuvo una gran cantidad de coraje y determinación», contó con orgullo el CEO de Amazon hace unos años en un homenaje que le realizó. Sin saberlo, crió al segundo hombre más rico de todo el mundo: Bezos tiene una fortuna de US$ 197.000 millones, según el índice de multimillonarios de Bloomberg.

Actualmente, Bezos vive en la mansión más cara de la historia de Los Ángeles: la adquirió por US$ 165 millones a principios del año pasado y fue diseñada por Jack Warner, el primer presidente de los reconocidos estudios cinematográficos Warner. Esta mansión cuenta con un campo de golf de nueve hoyos, canchas de tenis, múltiples piscinas y, supuestamente, el piso de madera sobre el que Napoleón se encontraba parado al proponerle matrimonio a Josefina, un lujo traído de Francia por el propio Warner.

Allí convive con su novia, Lauren Sánchez, con la que forma pareja hace ya dos años. Conductora televisiva de canales como Fox News, Sánchez cuenta con varios Emmy en su trayectoria, en la que también incluye la actuación, la producción y el pilotaje de helicópteros.

Es madre de tres hijos y directora de su empresa de vuelos comerciales para filmaciones como, por ejemplo, las de la película de 2017 Dunquerque.

Bezos tiene cuatro hijos de su matrimonio anterior con Scott, el cual finalizó en buenos términos luego de 25 años y una gran carrera juntos. Una semana después del anuncio, Bezos y Sánchez aparecieron públicamente por primera vez en la final de Wimbledon. Sin embargo, el multimillonario conocía a esta mujer hace años, era la esposa de Patrick Whitesell, el CEO de William Morris Endeavor, la empresa de talentos más grande de Hollywood. Scott y Bezos eran amigos de Whitesell y así fue como el multimillonario conoció a su amor actual, con quien pasa los días en su mansión de Beverly Hills.

El fundador de Amazon mantiene una rutina saludable: es esencial acostarse temprano y dormir ocho horas, comer bien y mantener actividades que lo alejen del trabajo y le permitan mantener el ocio.

Fuente: infotechnology