Playadito: la fórmula de sus 130 dueños para que sea la yerba más vendida del país y llegar a China

La Cooperativa Agrícola de Colonia Liebig ya lleva 95 años en el negocio, pero ganó notoriedad con su marca Playadito a partir de los 90. La historia de una de las yerbateras más importantes del país.

La cooperativa fue fundada por un grupo de colonos alemanes, ucranianos y polacos en 1926

Las cooperativas tienen un gran protagonismo en el negocio de la yerba mate. Sin embargo, entre todas, hay una que se destaca porque consiguió disputarle a Taragüi el liderazgo que ostentó durante más de cuatro décadas. Se trata de Playadito, elaborada por Cooperativa Agrícola de Colonia Liebig, una etiqueta atravesada por las crisis y la guerra que supo transformarse en el momento indicado y hoy se destaca en China.

Una vez finalizada la Primera Guerra Mundial, un grupo de alemanes que vivían en Baden-Wurtemberg, más precisamente en las ciudades de Karlsruhe y Pforzheim, decidieron arrancar de cero lejos de su país. Buscaron destino y finalmente llegaron a la Argentina, donde su único deseo era poder trabajar en paz y lejos de los conflictos. Encontraron tranquilidad en Corrientes y ahí fundaron la Colonia Liebig.



Al grupo se le sumaron inmigrantes ucranianos y polacos que vivían en la Colonia de Apóstoles y juntos resolvieron conformar una cooperativa para progresar a través del esfuerzo compartido. Fue así como, en diciembre de 1926, nació la compañía que hoy tiene unos 130 productores asociados y más de 200 empleados.

Primero comenzaron produciendo yerba mate canchada, la cual le vendían a molinos de la zona. También diversificaron ingresos con negocios relacionados con la ganadería, apicultura y forestación. Pero Playadito recién llegó en 1979 con la crisis de los precios de materia prima. En ese entonces quienes estaban al mando eran los hijos de esos colonos fundadores y estos decidieron instalar un molino para llegar al consumidor final. El nombre de la marca se inspiró en un paraje de la zona, que es llamado así por los locales debido a su planicie.

LEGADA A LA CIMA

La otra gran crisis que enfrentó la compañía fue a mediados de los 90, cuando vio amenazado su liderazgo regional en el Litoral debido a la sobreoferta de yerba mate y los precios bajos. Esto motivó a la cooperativa a salir a competir a escala nacional. Sin una gran inversión publicitaria, poco a poco se fue haciendo un lugar en las góndolas y llegó a pelearle el liderazgo a Taragüi, de Establecimiento Las Marías.

En base a datos del Instituto Nacional de la Yerba Mate, actualmente Playadito es la marca más vendida del país y Cooperativa Agrícola de Colonia Liebig es la segunda empresa productora. Hoy produce alrededor de 35 millones de kilos por año y exporta un 1 por ciento del total.

Si bien Siria es el principal importador de yerba mate argentina, para la firma correntina su mercado estelar es China, donde llegó en 2015. Ahí la yerba mate es utilizada como infusión y se vende principalmente por e-commerce, en particular a través de Alibaba.

«Es una actividad en donde hay que invertir mucho, por cada peso que querés facturar el año que viene tenés que invertir un peso hoy, en equipos, instalaciones y stocks», explicó Ricardo Handziak, presidente de la cooperativa hace 30 años.

Pero Playadito no es la única etiqueta del portfolio de la compañía. A su vez, cuentan con la marca Yemaype, elaborada con palo y hoja verde de la zona centro y norte de Misiones; arroz La Riqueza, producida por una cooperativa en Entre Ríos, y su propia marca de miel. 

Fuente: El Crinista- Apertura-